Abel Azcona - No deseado

mac-no deseado-abel azcona 

Ser hijo de una prostituta drogadicta que sólo pudo ver en él un error desde su concepción, fue una sentencia que la vida le dictó de manera tirana y totalitaria a Abel Azcona, condenándolo, desde su gestación, a una placenta llena de sustancias psicoactivas y de licor, además de la miseria y pesadilla que él significó para su madre, quien no sólo lo obligó a vivir una vida no deseada, sino que también lo abandonó al azar de los caminos, mediante los cuales,  en una búsqueda por encontrarse a sí mismo, o mejor, por olvidarse de sí mismo, lo llevaron a vivir las pesadillas del abuso sexual, el maltrato físico y mental, la drogadicción, la discriminación y, en el mejor de los casos, el intento de suicidio.

El pensamiento crítico y artístico de Azcona y su insaciable necesidad de comprender por qué fue el no deseado, el no amado, el abandonado, lo han llevado a hacer de sus procesos artísticos, universos que le permiten encarnar en primera persona y de manera agresiva, desgarradora y abrupta, los posible escenarios de prostitución, drogadicción, abuso y abandono que él cree enmarcaron a su madre. Un intento por “ponerse en los zapatos” de aquella mujer con la que comparte sus genes, una vida dedicada a olvidarla, recordarla, comprenderla y odiarla. Un fantasma que él mismo ha creado para sobrevivir y darle sentido a su vida, a pesar de sí mismo.

Los procesos de Abel Azcona constituyen una investigación teórica y práctica de naturaleza autobiográfica, en la que siempre ha desarrollado escenarios relacionados con la gestación, el vínculo, el abuso, el abandono,  la prostitución,  la maternidad y la discriminación. Permitiéndole comprender sus propias experiencias y, en muchas ocasiones, las de quienes participan en sus acciones colectivas, en donde emplea el cuerpo como herramienta de resistencia y catarsis que lo confrontan con sus miedos, ansiedades, tristezas, trastornos y deseos, entre otros estados mentales y corporales del ser humano, involucrando en sus actos vivenciales a otros que también desean enfrentarse a sus demonios, encararlos  y, así, identificarlos para tratar de vencerlos.

 

Es imposible hablar de su obra en singular, con cada intervención hay también nuevas personas, contextos y objetivos que crean procesos únicos, pero con la misma intención: generar espacios de confrontación, duelo y catarsis mediante actos artísticos y plásticos colectivos que partan de la realidad y problemáticas de quienes participan en ellos.

No deseado, es un  diálogo simbólico mediante el cual el artista busca conversar con su madre biológica, quien es su mayor fantasma y demonio y a quien, paradójicamente,  le ha dedicado su vida, la que ella debió negarle, pues para Azcona el aborto es la mejor opción y lo único que tiene en contra de él, es no haber podido hacer parte de sus infames estadísticas. Considera que la vida es el gesto más cruel de una sociedad moralista, llena de reglas para juzgar y ser violadas.

Esta exposición comprende el registro fotográfico de tres procesos performáticos, el primero,  Feed me, insinúa, mediante la leche materna y el gesto del artista al agitarla y derramarla, la no relación y el  vinculo roto  que Azcona tuvo con su madre desde su nacimiento. El segundo, Biological Meeting, es el registro de siete días de acciones de contacto con personas residentes de Pamplona y San Sebastián (España), quienes tenían en común heridas de abandonos, abusos y maltratos. El último, Vaginas Anónimas, es un proyecto realizado en Nueva York, San Francisco y Bogotá, endonde una vez más Azcona, por medio de la recolección de diez mil fotografías de vaginas, plantea su nacimiento desde otras mujeres y no desde su madre biológica, acto que le permite buscar un vinculo de renovación, que de alguna manera constituye la posibilidad  de volver a nacer.

Este agudo y crítico trabajo espera confrontar a los públicos, visitantes y comunidades del MAC para generar reflexiones respecto a temas que constituyen lugares comunes para todos.

La muestra estará abierta al público hasta el 25 de enero de 2015.

 

Juan David Quintero Arbeláez

Curador  

 

Nuestros Aliados